(Mañana ha sido hoy tan de repente)

decía el padre de Mafalda ante el espejo

14l065010 __________________________________________________

—Aún no soy un joven de cuarenta, y ya tengo cosas de un viejo de treinta y nueve.




(menos mal que a mí cosas de viejo todavía no me han entrado y siempre entendí "crisis" en sentido etimológico)

3 han querido poner más luz en esta calle

Blogger Athena, cual luciérnaga, añade que...

Buena finta amarrarse a la etimología.

Besos

14/6/10 07:42  
Anonymous Anónimo, cual luciérnaga, añade que...

felicidades :)por este y otros años que la vida no me ha dejado.

Besos
María

14/6/10 11:51  
Blogger ybris, cual luciérnaga, añade que...

Pues eso vale aunque le sumes veinticinco años a esa sensación.
Te lo aseguro.
Debe de ser que se resigna uno más al cansancio que a la vejez.
El final suele llegar sin identificarnos como viejos.

Abrazos.

15/6/10 05:23  

Publicar un comentario

<< Cuando estés perdido, vuelve al principio -Vizinni-