(Mañana ha sido hoy tan de repente)

aviso para argonautas


02j102008
__________________________________________________


Ayer fue un día raro, pero raro.
Hasta los sueños tuvieron su puntal de extraordinario.

Me asaltaban mis voces interiores, esas que no son yo pero que siento que forman parte de algo mío... ya sabes mís súcubos, mi harén de sirenas, las que en días buenos las llamamos musas.

Una de ellas gritaba e insistía por encima de las otras y quise ver detrás la mano de Las Furias: "Lo importante no es llegar, decía; importa el viaje".

Como en los coros clásicos se fueron sumando las voces interiores hasta que el caos fue sólo un lema unánime de cuyo embrujo rítmico no era fácil escaparse.

"Lo importante no es llegar, importa el viaje".

Me sucedieron visiones terribles en el mar de esa letanía:
Ulises con la vista perdida a miles de kilómetros de Ítaca, paseando de la mano con Penélope con la mirada puesta en destejer un tapiz que de acabado ha dejado de tener sentido.

Sin saber qué van a hacer con Telémaco. Aunque esa ya es otra historia.

Me acordé de ti. Pensé en que los dioses tenían formas raras de castigar al hombre cuando comete "hýbris".

Lo importante no es llegar. Importa el viaje.

Creo que sólo quería contártelo porque me consta que aún no has deshecho las maletas.



(Tu dices que te has ido. Yo digo que hasta aquí has llegado)

5 han querido poner más luz en esta calle

Blogger AlmA :), cual luciérnaga, añade que...

Lo importante del mirar es la mirada... de qué forma sencilla o extraña...¿cuánto dura? ¿un instante?¿una eternidad? ¿un sorbo?...

Nono siempre me gustó... un amigo...

me has hecho recordar las tardes... frente al televisor... comiendo trocitos de pan tostado finitos con aceite y azúcar...

caminante no hay camino...

2/10/08 19:23  
Blogger Athena, cual luciérnaga, añade que...

Ufff ahora que lo leo lo entiendo mejor.

Vaya conexión tan curiosa.

2/10/08 20:18  
Blogger Ego, cual luciérnaga, añade que...

Menos mal que me adhiero a tus palabras,
yo aún soy una aprendiz para escribirle el tributo que se merece.
Si todo está conectado, realmente es el momento de marchar a Litochoro.
(Un beso)

3/10/08 02:09  
Blogger ybris, cual luciérnaga, añade que...

Eso tiene el mar tras la irrupción de la hýbris: Eolo y Neptuno contra la altivez humana.
Lo cual no quita la creencia en la solidez de esa altivez contra la intemperancia de los dioses.
Te leo y me afianzo en la creencia de que en este juego de los barcos aún no estaba hundido.
Sólo tocado.
Un breve plazo de unos cuantos días quizás basten para reflotar las naves y seguir desde el mismo lugar en que hacían agua.
Un abrazo fuerte y agradecido.

3/10/08 06:39  
Blogger Nhita, cual luciérnaga, añade que...

Lo bueno de marcharse es que aprendes a volver.

8/10/08 15:35  

Publicar un comentario

<< Cuando estés perdido, vuelve al principio -Vizinni-