(Mañana ha sido hoy tan de repente)

te lo debía, kawahata


11v062008
__________________________________________________

Dicen que quien mucho abarca poco aprieta. A Benedetti le leí una perversión de ese lugar común: quien loco abarca pecho aprieta. Y todo esto para justificar que de algún modo siempre he sido un ser disperso. Pongo pasión en aquello que me abre de algún modo a un mundo nuevo, que me ensancha el alma, y hay demasiadas cosas. Eso hace que parezca que no las acabo, que las dejo de lado... cuántas veces habré oído por qué no te centras, por qué no acabas, cuántas. Y yo jamás supe explicar que estoy centrado en cuanto centro encuentro (qué trabalenguas), y que hay círculos que parece que no se fueran a acabar nunca (qué laberinto).

Y yo mientras tanto he subido un peldaño por una escalera que lo mismo no lleva a ningún lado. Y el papel ya no es papel. Y ya no vivo en la cárcel del cuadrado. Ahora vivo en un universo curvo. Les diría por ejemplo Unamuno. Cocotología. La real academia dice de ella arte y habilidad. Bueno. Quizá yo aún sólo posea habilidad, pero sueño con el arte.

Y además,
la fuerza me acompaña.








(Quién no podría hacerse acólito de una religión en la que no existen dioses. Donde el primer mandamiento es caer en la tentación. Donde se aprende a hacer magia, a cambiar la mirada, a comprender que no hay truco. Que la magia no es ilusión. Que no se parece en nada al engaño. Que es prodigio.

Coger un cuadrado de papel y darle vida.)

4 han querido poner más luz en esta calle

Blogger Elendaewen, cual luciérnaga, añade que...

Tıenes arte en las manos, y no creo que tarde en trasladarse al resto del cuerpo.
Saludos.

12/7/08 12:31  
Blogger UMA, cual luciérnaga, añade que...

Tu papiroflexia no dista de tu verboflexia:)
Arte, eso es lo que tenès, Eduardo, y en la flexiòn de papeles lo sumes a uno en una reflexiòn sobre sì mismo.
Te festejo, amigo.

13/7/08 19:17  
Blogger Amélie Poulain, cual luciérnaga, añade que...

Iba a comentar algo... pero he visto a ese Yoda papirofléxico y me he quedado sin palabras. Es increíble como transformas las nadas en sonrisas.

20/7/08 22:18  
Blogger ybris, cual luciérnaga, añade que...

Es curioso lo bien que te entiende quien siempre abarcó todo lo que pudo aun a riesgo de apretar muy poco y quien dio por acabado cuanto no pudo acabar de lo comenzado.
Y ya no digamos si encima aceptamos caer en la tentación para que así se haga la voluntad de los dioses que nos tentaron.
Papiroflexia u oniroflexia es lo mismo cuando de lo que se trata es de autoflexia.

Abrazos. (discúlpeseme la tardanza, más de despiste que de desinterés)

4/8/08 05:28  

Publicar un comentario

<< Cuando estés perdido, vuelve al principio -Vizinni-