(Mañana ha sido hoy tan de repente)

huyo de mí para dejarme a solas


29v062007
__________________________________________________

Se nos va a pasar el tempero y al final no nos va a dar tiempo de terminar de plantar la pimienta y las judías. La culpa la tiene que mi padre me dobla la edad y se está quedando tuerto. Pero ahí anduvimos instalando el riego automático que según mi padre es una mandanga y procurando que el trébol no se coma los nutrientes de los gladiolos y la grama el de los tomates. Haciendo samantas de hierba que atamos con vencejos con ayuda de un garrotillo. Mi padre me hablaba de mi abuelo, de Ifigenia en Tauride, de Solón, de la vez que con quince años a fueron a celebrar San Juan a la orilla del río y se le emborracharon todos los amigos.

Yo soñaba. Mientras el sol caía a plomo sobre nuestras cabezas y tratábamos de domar la tierra para que fuera productiva a base de un esfuerzo físico que nunca entendí que compensara yo soñaba porque siempre ha sido así. Desde que recuerdo, en todas las tareas que me resultan aburridas he utilizado el mismo mecanismo: le invento un escenario en el que esa tarea ardua y pesada tiene un objetivo que compensa el esfuerzo.

Hice un acto poético con una manguera rota y una moneda de 50 céntimos. Mi padre me preguntó que qué hacía. Le dije que había puesto a lavar el dinero que estaba muy sucio. Entonces él me dijo que hay que ver qué de chorradas sigo haciendo a mis años. Ya padre. Son chorradas, le explico, pero también son una poética. Y a mí me encantaría ser más normal, te lo prometo, entre otras cosas porque ahora no tendría que andar explicándote nada y que además sonara a justificación.

No te afanes hijo. Si algo comprende tu padre son los momentos líricos que tiene la vida. Me dijo. Ve mucho con un solo ojo. Y comprendí una cosa que he tardado más de tres décadas en comprender: todos los reproches que mi padre toda la vida me ha echado encima cada vez que me dedicaba a sublimar la vida, iban encaminados a una sola cosa: a hacerme comprender que no van a llegar a ningún sitio, que este no es un mundo para los soñadores, que lejos de conseguir cambiar nada, cuando tenga el doble de edad y me esté quedando tuerto el mundo seguirá siendo el mundo y seguirá estando manejado por cuatro impresentables con mucha falta de hondura, y me habré dejado la vida en el empeño, y estaré solo aunque tenga compañía, y acabaré siendo un introvertido e incomprendido ser rodeado de gente desquiciada.

Pero esta noche hay luna llena, un teatro clásico que sobrevive al paso del tiempo donde todavía se representan obras de teatro, chicharras que se callan dando paso al concierto de los grillos, se ven las estrellas.

Todavía soy joven y tengo dos ojos que miran.



(Vuelvo a sentirme bastante mediocre. Con ganas de bajar un listón que tal vez ni exista.)

5 han querido poner más luz en esta calle

Anonymous Anónimo, cual luciérnaga, añade que...

Fíjate que tratando de alimentar un rencor, heme aquí, pasando por Marta Pereyra. Me explico; ayer me invitaron al concierto de Sus Satánicas Majestades. Iba yo por Pirámides cuando veo a un menda, hermano de otro menda al que odio. Uno de ésos odios irracionales: le odio desde muy niño y tu sabes que odio a pocos, normalmente sólo desprecio. Pongo el nombre de éste menda en Google y me aparece un photoblog muy guapo. Pincho un enlace y sale el nombre de Marta, me meto en su blog, veo a Uno Que Mira y pienso ¿existe la casualidad? Pues claro que existe. Pincho el enlace.... Y te vuelvo a leer y y me imagino ése cíclope acid house diciendote que por mucho que tu sueñes con un mundo mejor y más lirico (y su estilo), a la fresca, con el azadón, Y ME ALEGRAS LA PUTA MAÑANA DE CURRO. Así que si, si tiene una utilidad (y te lo dice un pragmático acerrimo para según qué cosas) toda tu poesía. Sirve para hacerme un poco más feliz. Mucho más feliz, sabiendo que existe gente como tú a mi alrededor que alimentan la utopia que se durmió en mi hace muuuuucho tiempo. Uno que mira, te veo en Essaouira.

29/6/07 10:03  
Blogger desmartes, cual luciérnaga, añade que...

Hay que ver cómo una poética es capaz de nutrir ciertas ocasiones mías de flores espigadas, donde lametadas de un trébol de más de 4 hojas no pueden surtir de cualquier manguera rota.

Que no importan las quimeras cuando lo que quedan son más ganas.

Iba a mantenerme en este arduo ritual mío de no comentar nada, pero hoy he preferido que volviera a salir por aquí el nombre de Marta, así como de tuerta casualidad... sí, para que este beso que me huye de los labios salga también...

29/6/07 12:20  
Blogger Carz, cual luciérnaga, añade que...

La vida se te va a pasar de cualquier manera.Corrijo: ella te va a pasar a ti.

Y te puede pasar -la vida- limpiando dinero con una manguera o utilizando cierta habilidad imaginativa par arruinar a muchos en beneficio de unos pocos.

Imagínate tuerto, y decide qué prefieres.

29/6/07 15:02  
Blogger chicadura, cual luciérnaga, añade que...

Me encantó...que de imágenes, incluso que de aromas ( a tierra, a tomatera, a grama)
Y de quien te piensas que es el mundo, si no tuyo? nuestro
de los soñadores
De los que miramos, incluso con un solo ojo
Como Odín, el dios tuerto, que después de entregar su ojo pudo ver mucho mejor y mucho más profundo.
Abrazos enormes de Zoeparati

1/7/07 00:06  
Anonymous Anónimo, cual luciérnaga, añade que...

qué fuerte brodel que lo he leído y se me saltaban las lágrimas viendo como ayudas al vieyo con su hobby

un beso enmano

6/7/07 15:07  

Publicar un comentario

<< Cuando estés perdido, vuelve al principio -Vizinni-