(Mañana ha sido hoy tan de repente)

la vida es más compleja de lo que parece


17m042007
__________________________________________________


Coño. Ya estoy fuera.
Y ahora cómo se hace para caminar
sin las paredes.



(—¿Sú?
—¿Qué quieres, Án?
—¿Tú crees que lo aguantará sin volverse loco?
—Ya está loco, Án, ya está loco.
—Bueno, pero no me refiero a eso. Quiero decir sin derrumbarse.
—Bueno. Lo peor que le puede pasar es que no haya respuesta ninguna. Pero mírale al Robinson, en su balsa tan débil, en el mar tan bravío, lanzando botellas que tal vez le salven.
—¿De qué?
—Del aburrimiento, Án. Que es lo único que a éste le mata.
—¡Ah! ¡Por cierto! ¿Te has enterado? Le han retirado la palabra.
—Sí. Su primer enemigo, Án.
—No es el primero.
—Sí. Los demás eran adversarios. Otra cosa. Esto es otra cosa. Por lo caricaturesco sobre todo. Le refuerza el ego. Ese con el que últimamente va ciego.
—Pues a mí me preocupa, Sú.
—Bah. Tú y tus melindres. Es una soberana idiotez, Án.
—No eso. Me preocupa él. Ya está muy vapuleado. Y acabará convirtiéndose en un cínico triste y solitario y cascarrabias como tú.
—No caerá esa breva.
—Jo, Sú.
—An. No le des bola. No está perdido. Es muy consciente de lo que hace. ¿No ves que es otro? ¿No ves su transformación?
—Sí, como la del hermano loco de Robert Crumb.
—Y dale, quieres dejar de dejar de dar la murga.
—Antonin Artaud, Friedrich Nietzsche, Alejandra Pizarnik...
—Mira, tontolaba, para empezar no les llega ni a la sombra de la suela de sus zapatos, monín.
—No insultes...
—Tu problema, llorón, es que te gustas demasiado. Ese, ha sido siempre tu problema. Porque eres un bobalicón. Y un santurrón. Y un llorón, Án. Y encima te gustas. Así que olvídate de mirarte en el espejo de tu ombligo. Porque eso es puro y simple narcisismo.
—Pero es un motor.
—Sí, pero no es noble. Y esa pequeña contradicción lo empaña todo como un miasma. Apoderándose de todo el sistema. Oscureciéndolo.
—(...)
—Él sigue buscando el acto puro de la entrega, no te afanes. A pesar de ti, Án. Y no les llega ni a la sombra de la suela de los zapatos. Por idiota. Pero no te afanes. Perdurar es una ilusión como todas. Y en milésimas de segundo yo le he visto esplender. A pesar de mí, Sú. A pesar de mí. Que busco que me resarza de todo lo que le entrego.
—¿Quieres decir que nos utiliza?
—Quiero decir que nos utiliza, sí. Pero aún no nos maneja. Aunque como sigas así, sin hacerme caso, acabará por hacerlo Án.
—¿Y entonces?
—No sé Án. Ya no disfruto como antes planteándome estas cosas. El otro día leí en algún lado que quien trata demasiado de comprender la vida acaba escribiendo cosas absurdas sobre la belleza.
—Que no hay respuesta.
—Que no hay pregunta, Án. Que ni siquiera hay pregunta.)


6 han querido poner más luz en esta calle

Blogger Exagerada, cual luciérnaga, añade que...

Bailar? Volar? Soñar? Sobre todo, no tener ni pizca de miedo.

17/4/07 14:53  
Blogger Carz, cual luciérnaga, añade que...

En una perfecta línea recta.

17/4/07 14:58  
Blogger Nhita, cual luciérnaga, añade que...

Alguien dijo alguna vez:
No estás sol@.

Y es totalmente cierto.

17/4/07 15:36  
Blogger Elendaewen, cual luciérnaga, añade que...

Un pie, el otro pie, uno delante del otro... Y las manos, a viento =)
Saludos.

17/4/07 18:54  
Blogger Arya, cual luciérnaga, añade que...

solo sigue el viento..
y desplega las alas.

18/4/07 01:52  
Blogger nosue, cual luciérnaga, añade que...

Gracias a ti Uno, por tantos buenos ratos.
Un placer.

18/4/07 09:44  

Publicar un comentario

<< Cuando estés perdido, vuelve al principio -Vizinni-