(Mañana ha sido hoy tan de repente)

ni pepito ni grillo, que no pasa nada si no soy lo que tú buscas


21j022007
__________________________________________________

La yema de los dedos, la punta de la lengua, cosas pequeñas que apenas tienen el tamaño de un guisante, capaces de provocarte algo tan grande, como sentirse de pronto parte de la vida, y sin preguntas.

Pero luego hay que bajar, hay que vestirse, hay que fingir y soportar llevar corazas para poder sobrevivir en el ambiente enrarecido del miedo y de las medias verdades.
Al mundo donde la renuncia sacralizada tiene sentido, donde uno siente a veces que deja pasar la vida, y acepta resignado que ese es el signo de los hombres. Donde crecer es renunciar a los sueños. Y ser adulto dejar de aprender. Y jugar una cosa de niños. Y la tristeza no merece consuelo. Donde todo es aceptar con estoicismo los reveses irremediables de la vida, y aceptar las cadenas como todos, a cambio de una cierta estabilidad para mañana, un plato de espaguettis con tomate, un transcurrir en un estado semoviente.

Yo no digo que esté mal, que hay tardes buenas, momentos de placidez donde todo transcurre con bonanza, placeres sencillos, semanas de vacaciones, estrenar zapatos. Un amigo que se acuerda de tu cumpleaños, una película con palomitas. Un par de orgasmos por semana.

De verdad. No digo que esté mal. Pero eso es luego. Luego. Cuando se baja, cuando hay que vestirse y que fingir y que soportar corazas.

Ahora es el tiempo en el que juego con guisantes.
La yema de los dedos.
La punta de la lengua.




(no tengo todo lo que anhelo, pero soy dueño de todo cuanto necesito)

12 han querido poner más luz en esta calle

Blogger Elendaewen, cual luciérnaga, añade que...

Y si lo que busco es lo que necesito, y no pasa nada si también lo anhelo...
Besos.

22/2/07 19:21  
Anonymous begoñita, cual luciérnaga, añade que...

Sonrio al leerte, porque te entiendo tan bien..... pero sonrio sobre todo porque eso que anhelas esta muy cerca de tí, casi lo tocas con la punta de los dedos. La forma en que lo ves es la forma en que lo sientes, lo que te sale de dentro, y los demás no pueden hacer que renuncies a ello. Todo está en tí, deja de mirar a tu alrededor y ponlo en práctica,disfrútalo.
Un abrazo grande

23/2/07 00:11  
Blogger Carz, cual luciérnaga, añade que...

...de jugar a ser nada
el que soñó serlo todo,
de jugar con la punta de la nariz
a palpar el tiempo con sabor a lengua,
y huele a lo que siempre huele el desaliento:
a dulzor de sangre que no fluye
no porque no pueda
o porque no sepa,
sino porque no halló el camino.

Porque el trueno
no puede atravesar el vacío.
Sólo nos llega su luz
que relampaguea.

23/2/07 03:48  
Blogger ybris, cual luciérnaga, añade que...

Formidable que nada de lo necesario te esclavice.
Los anhelos están bien como lo que son.

Abrazos.

23/2/07 08:14  
Blogger nada, cual luciérnaga, añade que...

y que razón tienes! hola y gracias... sólo te envío un saludo, porque no me llegan muchas palabras, sigo en el lío y parece que fue ayer que me perdí y la esperanza es un reto inabordable que me supera... que la vida tenga sentido es una mezcla de suerte y surfear...

un abrazo

23/2/07 13:28  
Blogger Nhita, cual luciérnaga, añade que...

Yo no sé sin anhelo o necesito, pero me encanta buscar sin preguntas.

23/2/07 13:30  
Anonymous prazsky, cual luciérnaga, añade que...

O no, o ni luego ni ahora, o la vida puede ser un continuo vaivén hasta el último día. Sin tener nunca asegurado el pan del día siguiente.

23/2/07 17:05  
Blogger Arya, cual luciérnaga, añade que...

este sigue siendo tu mundo..
aquel de guisantes..
hallaste el camino..
si, parte de la vida..

23/2/07 18:35  
Blogger libertad, cual luciérnaga, añade que...

Claro que no. Igual que no pasa nada si yo no soy lo que tú buscas. No pasa nada. Lo importante es que cada uno sobre todo seamos fieles a nosotros mismos, y que tengamos a gente al lado que nos acepte tal como somos.
Y también que sepamos que tampoco pasa nada si sí lo somos, quiero decir lo que el otro busca, porque también podemos serlo, y entonces estaremos todavía más contentos.
Besos de una que coincide en el ciberespacio.

23/2/07 19:13  
Blogger Melpómene, cual luciérnaga, añade que...

¿Y quién dice que los adultos no juegan? ¿o que dejan de aprender? ¿o -quién, quién- que la tristeza no se consuela? ¿o que con la comida no se juega y los guisantes son para el guisado???? ¿Quién? ¿qué autoridad tiene? ¿Y por qué le crees? También me han dicho que el amor no existe, que todo el mundo es desleal, que no se puede tener amigos del sexo opuesto, que hay que resignarse a lo que hay y no frustrarse buscando más allá... Pueden estar tan equivocados como yo, tenemos las mismas herramientas y percibimos distintas cosas y todo es realidad

23/2/07 23:13  
Blogger Soie, cual luciérnaga, añade que...

Fingir... fingir siempre es lo peor.

26/2/07 07:31  
Blogger Ninfa, cual luciérnaga, añade que...

Sencillamente buenisismo. Todos en muchos momentos de nuestra vida fingimos, forma parte de nuestras vidas. Bssss.

26/2/07 22:53  

Publicar un comentario

<< Cuando estés perdido, vuelve al principio -Vizinni-