(Mañana ha sido hoy tan de repente)

para todo lo demás Master Card


15J062006
__________________________________________________

Con lo que aprendí de niño y con lo que olvidé de adulto, con lo que se me ocurrió de repente y con lo que llevo largamente meditando, con lo que defendí como cierto y luego comprendí que era un error, con lo que creí falso y luego descubrí verdadero, con lo que supe de oídas y con lo que estudié de memoria, con todo lo que sé que sobre todo es medida de todo lo que ignoro, con las tristezas que me llovieron encima, que me calaron los huesos, que me partieron el alma, con las alegrías que compensaron, que me hincharon, que me hinchieron, con la pulsión salvaje, intensa y excitante de las primeras veces, con el tedio deglutiendo los minutos gordos de la costumbre, con el otoño de la soledad, con la primavera de la compañía, con la paz de después (del amor) y con la violencia de antes (del odio), con el dolor terrible de las pérdidas y con el placer redentor de los encuentros, con el orgullo y la gula, con la pereza y la lujuria, cuatro de siete, mayoría absoluta, con las palabras que escribí sobre papeles y aún permenecen, con las palabras que escribí sobre la arena y las borró el mar, con las manuscritas y las mecanoescritas, con las dichas y las recitadas no porque fuesen oídas sino porque se pretendían hermosas, con las figuras que modelé con mis manos, con los dibujos y con los garabatos, con mi colección completa de orgasmos, con la multitud de hectáreas de praderas de hierba de mis caricias, con mi concierto de besos y mi desconcierto de ardores, con el hueco confortable de mi abrazo, con mi lengua que abre, que dilata, que humedece, con mis ojos que miran, con la sinceridad como modus operandi y el exceso de sensibilidad como talón de aquiles, con mi educación y mi respeto y mi bondad bienentendida y mi hondura y generosidad y mi vocación de compartir y mis ganas de enseñar como un homenaje en vida al sacro legado de mis padres, con mi torpeza a veces, con mi habilidad a veces, con la luz de lo que aprendo y la oscuridad de lo que ignoro, con la comprensión, con la simpatía, con la amabilidad, con el optimismo, con la ilusión, con la energía, con la paciencia por bandera, con la responsabilidad y con el esfuerzo, con lo que pongo de mi parte y con lo que la suerte me regala sin saber aún si fue primero el huevo o la gallina, con mi conciencia limpia, con mi consciencia lúcida, con mi constancia en forma y con mil euros al mes es con lo que vivo.

Hay que ver como vivimos los ricos.


7 han querido poner más luz en esta calle

Anonymous Uno Que No Es Anónimo, cual luciérnaga, añade que...

Menudo recuento. ¿No te habrás dejado algo? ¿olvidaste en tu lista los planes? ¿y las expectativas?

15/6/06 16:27  
Blogger desmartes, cual luciérnaga, añade que...

Es confortable ir por la vida sin que nos preocupe en qué esquina puede acabar muerta la cartera... la putada es que los ricos también lloran. Besitos.

15/6/06 20:57  
Blogger ybris, cual luciérnaga, añade que...

Medio centenar de cosas tienes.
Eres rico.
Lo malo de tener tanto es que jode mucho dejar de tener alguna cosa.

Abrazos.

16/6/06 06:56  
Anonymous William Somerset, cual luciérnaga, añade que...

Repasa tu lista... porque faltan cosas o es que no te has quitado la máscara.

Tu soberbia, ese pecado capital que confundes con el orgullo, te impide ver un mundo lleno de ricos en el que no todos ganan mil euros.

Puede ser que no seas rico, tan solo uno de esos nuevos ricos. :\

16/6/06 12:12  
Anonymous Nhita, cual luciérnaga, añade que...

Contigo?

17/6/06 17:43  
Anonymous mircea, cual luciérnaga, añade que...

"eres un consumidor que se consume en primer lugar a si mismo"

17/6/06 17:52  
Anonymous Anónimo, cual luciérnaga, añade que...

No conozco a nadie que sea capaz de escribir de si mismo semejante lista de bondades, y valga ni la tierra en la que caerse muerto. Eso no es soberbia. Es ridículo.

18/6/06 07:05  

Publicar un comentario

<< Cuando estés perdido, vuelve al principio -Vizinni-