(Mañana ha sido hoy tan de repente)

cornucopia de cristal de bohemia


16V062006
__________________________________________________

Iba buscando otra cosa, removía el fondo de los cajones del alma en busca de un secreto, algo de cierta trascendencia que sólo yo supiera, porque me he dado cuenta de que tanta transparencia te puede herir, que cualquiera puede entrar en ti como una espada.

Es caso es que buscando un secreto he encontrado un recuerdo antiguo que me ha hecho gracia y estado un buen rato riéndome a solas. Reírse a solas es un oxímoron sin pretensiones artísticas. Reírse a solas es una cosa muy triste. Es lo más duro de la soledad, porque, aparte de que es muy difícil hacerse reír a uno mismo, suele ser un gensto inútil. Los solitarios a la que se descuiden se vuelven tristes. Reírse a solas es como masturbarse sin llegar al orgasmo. Nos reímos poco a solas. La alegría tiene vocación de compartirse. Por eso he venido aquí; a contarles el recuerdo que me ha hecho gracia.

Pero creo que lo voy a convertir en mi secreto.




3 han querido poner más luz en esta calle

Blogger Exagerada, cual luciérnaga, añade que...

Te habrás dado cuenta entonces de que hemos escuchado tu risa y ya no suena tan triste, ya no estás tan solo, aunque te empeñes.

16/6/06 14:57  
Blogger cordelia, cual luciérnaga, añade que...

La felicidad está para compartirla, sí. Pero a veces reirse de una cosa que a lo mejor tan sólo tú entiendes, es bueno. Por lo menos a mí me gusta.

16/6/06 15:02  
Blogger ybris, cual luciérnaga, añade que...

La verdad es que reirse a solas es triste, pero más triste es estar triste a solas.
De todas maneras ya lo has dicho y aquí estamos para escucharte.

Abrazos

18/6/06 19:34  

Publicar un comentario

<< Cuando estés perdido, vuelve al principio -Vizinni-