(Mañana ha sido hoy tan de repente)

y otra vez leí un poema de Ángel González


07M032006
__________________________________________________

Trabajé el aire,
se lo entregué al viento:
voló, se deshizo,
se volvió silencio.

Por el ancho mar,
por los altos cielos,
trabajé la nada,
realicé el esfuerzo,
perforé la luz,
ahondé el misterio.

Para nada, ahora,
para nada, luego:
humo son mis obras,
ceniza mis hechos.

...y mi corazón
que se queda en ellos.







2 han querido poner más luz en esta calle

Blogger ybris, cual luciérnaga, añade que...

Misterios insondables del azar.
Me pillas con "Palabra sobre palabra" a mi lado.
Busco el poema (ya sabes, tocar un libro siempre excita) y lo leo una y otra vez.
Me pone triste el esfuerzo de trabajar el viento y la nada.
Pero me rebelo ante el final.
¿Cómo podría ser nada, humo y cenizas lo que lleva un corazón colgado?
Lo grito: "ES FALSO"
Doy fe de ello.

8/3/06 07:40  
Blogger desmartes, cual luciérnaga, añade que...

¿cómo trabajar el aire y la nada si no se deja uno el corazón en ello? Pero vuelve, aún incendiado, moribundo... siempre vuelve palpitando a su lugar... hasta que lo pongas de nuevo a la labor ;)

9/3/06 09:51  

Publicar un comentario

<< Cuando estés perdido, vuelve al principio -Vizinni-